Buscar

Una conexion extraña- Cap.5

Veía a Tom con sus amigos todos los días y ya no lo soportaba más. Él se sentaba solo en una mesa, y lo único que deseaba en ese momento era poder compartirla con él.+
Después de llegar del colegio en la noche de ese día Viernes, se atrevió a preguntarle.
-Tom...
Su gemelo estaba sentado en su cama, con el notebook en las rodillas.
-Yo me preguntaba si... podía unirme a tu grupo... de amigos.
Tom dejó de teclear y alzó la ceja, aparentemente sorprendido. Bill espero pacientemente, pasado junto a su cama.
-¿Estás loco?
Cada vez lo trataba peor, lo cual equivalía a tratarlo mas groseramente.
-Eres completamente diferente a nosotros, ¿lo coges? ¿Por qué no te unes a ese grupito de chicas? Escuché que Miranda Wong está encantada contigo, porque hablas con ella cada vez que te la encuentras, a diferencia de otros tipo que sólo se la quieren tirar.
-Pero... quiero juntarme con chicos.
-Tú no puedes juntarte con chicos -dijo Tom, riendo con frialdad- , porque eres como una chica.4
-No lo soy. Yo puedo encajar en... tu grupo -insistió Bill, sentándose en su cama.
Tom tomó su notebook y se levantó, incómodo.
-Soy tu hermano gemelo -continuó Bill levantándose también- , qué tan difícil puede ser.
-No puedes estar en un grupo de raperos -dijo Tom, en tono burlesco- . Simplemente no puedes.
-Sí puedo -dijo Bill, dando un paso hacia él.
-Ya va, ya va, no te me acerques. No puedes estar con nosotros.
-¡Sí puedo!
-¡Hey, hey, chicos! -William había aparecido en la habitación- ¿Qué sucede?+
-No soporto a este tío, papá -dijo Tom.
Bill miró a otro lado, enojado.
-Miren, están recién empezado. Ya van a soportarse. Son hermanos, después de todo.1
-No crecimos juntos, así que no somos hermanos, papá.
-Tom, trata de ser más amable. Eres tú el que tiene problemas con Bill. No puedes ser grosero también con él, no está acostumbrado a tu mal carácter.
William los miró a ambos por última vez, y su figura se fue de la habitación. Tom esperó a que se alejara para hablarle a Bill.
-No puedo dejar que estés en mi grupo. Te harán pedazos.
Bill se fue a sentar a su cama, indignado.
-No puedes unirte a mi grupo, OK?
El otro gemelo sacó su i-Pod y se puso los audífonos. Tom dio un gruñido de impaciencia y le lanzó un polerón con brusquedad, antes de irse de la habitación.
Se encontró con Steve mientras caminaba por el barrio solitario. Al igual que ayer, estaba perdiendo su tiempo afuera, a la luz débil del atardecer, y el estómago le gruñía como loco
Pateó basureros, piedras, hasta que no halló nada en su camino. Steve lo encontró sentado en la vereda, sin su jockie y con los ojos entrecerrados por la luz del sol que aún no se escondía.
-Hombre, qué cara tienes.
-Es mi cara, lo siento.4
-Es que últimamente siempre andas de malas.
-Sí, es que me cayó un hermano afeminado del cielo.
-Marica, querrás decir.+
-Cómo sea.
Steve se sentó a su lado.+
-¿Es tan insoportable?
-No. Es decir, en realidad, es un tipo bastante amigable, bien educado... ¡Es eso lo que me molesta! Además ahora le entró en cabeza que quiere unirse a nuestro grupo, y eso no se puede, ¿entiendes? Mejor que se junte con los freaks, ahí encajará mejor, o con los ratoncitos de biblioteca, porque por lo que oí es un cabezón para el estudio.
-Vaya, es completamente distinto a ti, hombre. Tu padre debe adorarlo.+
-Sí, más o menos -dijo Tom, con sarcasmo.
-Vas a competir contra él ahora.
-No, qué va, me da lo mismo si lo quiere más a él. Lo que me interesa es que no se me acerque. Es un tipo raro y me da nervios estar cerca suyo.
-Qué mala suerte, Tom.
-Yo nunca pensé que vería a mi hermano gemelo, y que si lo veía, me encontraría con una copia de mí mismo. Eso es lo peor, que es demasiado distinto. Es tan extraño.+
-No se balancearon al crecer -dijo Steve, de pronto.
Tom lo miró raro.
-¿Balancear?
-Sí. Es decir, los gemelos siempre tienen personalidades diferentes. Uno es siempre más fuerte que el otro. El más fuerte le enseña al más débil a ser fuerte, y el más débil le enseña al otro a ser... más calmado.
Tom frunció el ceño.
-¿Qué tonterías estás diciendo? ¿Estuviste viendo el canal oriental?
-Tú sabes que no veo TV.+
-Oh, sí, Steve el raro no ve TV.
-Pero juego al playstation. ¡Te reto a una partida! -dijo el chico, levantándose-
-¡Hecho! -Tom le estrechó la mano.+
Camino a casa de los Moore, Steve aún flexionaba la mano adolorido.2
Bill los oyó llegar desde su habitación, donde aún estaba acostado. Dejó a un lado los audífonos, y se secó a duras penas las lágrimas de la cara. Se quedó quieto, mientras oía a Tom y a alguien más entrando a la habitación de ambos.
-Bill, estaremos ocupados. ¿Puedes irte a otra parte? -preguntó la voz de Tom con frialdad
-Hey, no seas tan pesado -oyó decir por lo bajo al chico que lo acompañaba.+
Bill se levantó de la cama, tratando por todos los medios de ocultar su rostro.
Tom conectó los cables al televisor, mientras Steve seguía a Bill con la vista.
-Hey, Tom. Creo que estaba llorando.
-¿Eh?
El chico de trenzas alzó la vista hacia él rápidamente y se lo quedó viendo
Afuera de la casa, Bill se sentó en el sillón de la baldosa techada. El sol estaba por esconderse. Pudo verlo mientras la línea de luz se hacía cada vez más fina en el horizonte, hasta que la vio desaparecer del todo, con las piernas encogidas en el asiento.+
William salió de la casa a ver qué sucedía cuando Tom y su amiguito ya llevaban bastante rato jugando al playstation.
-¿Qué pasa? -le preguntó Will, acercándose a él.
Se sentí a su lado, observándole el rostro descompuesto.
-Siempre... sentó que me faltaba una parte de mí -dijo, con la voz quebrada.+
-¿Te refieres a Tom? Sí, con Tom pasaba algo parecido, pero creo que él nunca se dio cuenta.
Bill se volteó a mirarlo.
-Creo que suplió tu ausencia con un lote de amigos. Nunca he conocido -dijo William, sonriendo- a nadie con más amigos que él.
Bill lo había notado. El colegio entero era amigo de Tom. Le agradaba a todos, por muy grosero que este fuera a veces. Sin embargo, a él siempre le costó hacer amigos en la escuela, no por que fuese raro, sino porque no se le hacía tan fácil establecer relaciones profundas con chicos de su edad. Y lo peor de todo fueron las veces que lo molestaron por su aspecto, que aunque no fueron muchas, lo traumaron de por vida. Él solo se había alejado de la gente.

-¿Por qué nos separaron? -dijo, con voz más firme, de pronto enojado.+
-Nos divorciamos y...
-¡¿Por qué nos separaron?!
Bill se levantó del sillón bruscamente, fulminando a su padre con la mirada.
-¡¿Por qué lo hicieron?! ¡Si no nos hubieran separado yo sería igual a Tom! Seríamos iguales... -Bill bajó la vista, con los ojos aguados- . Pero somos muy distintos.+
-Lo siento mucho, Bill. Pero tu madre y yo queríamos tener a al menos uno de ustedes con nosotros. No creímos que cuando ustedes crecieran pasaría esto.
-Pero sí pasó. Harriet se suicidó y no le pidió permiso a nadie. Ni siquiera pensó en mí cuando lo hizo
William bajó la vista al suelo, dolido por la pena de Bill. Aquello parecía tener sólo una solución.+
-Tendrás tu propia habitación. Dejaremos el chiquero de la pieza del fondo en el patio. Creo que por el momento no pueden dormir en la misma pieza.
Bill asintió, tomándose el codo con una mano. Comenzó a temblar, más dolido que antes. Sólo aguanto el llanto hasta que William entró a la casa, dejándolo solo en la parte delantera.
Tom, en su habitación, escuchaba, y Steve lo miraba atentamente.+
-Al menos no tendrás que compartir pieza con él. Es un metro sexual después de todo. Dicen que lo reconoció cuando Miranda le dijo que lo era.
Tom lanzó el control el playstation lejos, haciendo saltar de susto a Steve.
-Yo debo irme -dijo este, rápidamente.
Steve se fue de la habitación a zancadas, sin despedirse.

0 comentarios:

Publicar un comentario