Buscar

Infidelidad (Tokio Hotel) - Cap.15

-Orden en la sala-gritaba el juez.

Tras la pregunta realizada por Kyle, el murmullo que recorrió la sala fue cobrando cada vez mayor intensidad. Los pocos asistentes al juicio, las personas más cercanas al cantante, no podían evitar mirarse entre ellos y comentar lo ocurrido.

¿Nunca estuvo embrazada? ¿Qué más mentiras había contado?

-Pido que se retiren todos los cargos a mi cliente-exigió Kyle haciéndose escuchar.

Todas las voces cesaron de inmediato y la atención se centró en el estrado, donde la chica aún permanecía sentada roja como un tomate, sin saber donde esconderse… y preguntándose al fin donde demonios se había metido su cómplice. Le fijo que no se preocupara, y cuando recibió el alta ya se extrañó de no tener noticias suyas. Debía saber que tarde o temprano harían preguntas sobre su historial extraviado, y se le había olvidado mencionárselo.

-Déjeme ver las pruebas-pidió el juez señalando la carpeta que Kyle aún agarraba con fuerza.

Kyle asintió y se la acercó, sacando una copia para el otro abogado que también se acercó. 

-Vuelvan a sus asientos mientras las leo-les pidió el juez-Y usted, señorita…no se vaya muy lejos.

La chica asintió en silencio y regresó a su asiento, sin atreverse a mirar a la cara ni a su abogado ni la guitarrista que la miraba con los ojos llenos de lágrimas.

-Esto ya se termina-susurró Kyle frotándose las manos.

Bill solo pudo asentir en silencio. Si, era cierto que tras ese día todo terminaría para siempre. Su relación con David… ¿con su hermano también?

Estaba hecho un mar de preocupaciones. Por un lado aún estaba dolido de que le hubiera hecho tanto daño, que creyera que él podía ser capaz de hacer daño a alguien…y por otro…le había echado tanto de menos.

Bien era cierto que él también tuvo su parte de culpa, y no en lo de elegir a la dichosa chica que haría de sus vidas un infierno. Si se acostó con el productor fue porque lo necesitaba en esos momentos, sentirse bien tras tantas lágrimas derramadas.

Y como ya le dijera al productor, tuvo que pensar que él era otra persona para poder disfrutar del momento. En su mente, era su hermano quien le hacía el amor tan tiernamente….

-Bien, ya tengo mi decisión tomada-anunció carraspeando el juez.

Los abogados le miraron de inmediato, pensaban que pediría un receso para tener tiempo de estudiar las nuevas pruebas. Aunque no eran muy complicadas: nunca hubo bebé, por lo tanto el cargo de homicidio involuntario quedaba descartado dese el principio.

Pero aún quedaba otro, el que hubiera empujado a la chica por las escaleras…estaba en entre dicho la salud mental del cantante, más teniendo en cuenta que el juez conocía su intento de suicidio de meses antes.

-El acusado queda libre del cargo de homicidio-dejó claro el juez-Aún no se ha aclarado que la empujara o no por las escaleras, pero teniendo en cuenta sus antecedentes, no me queda más remedio que condenarle a una revisión psiquiátrica, y que se someta a tratamiento por unos meses, hasta que un especialista confirme que se encuentra en plenas cualidades.

Un suspiro de alivio recorrió esa vez la sala. Estaba libre, y eso era lo importante. Lo otro…bueno, era inevitable.

-Aún no he terminado con usted, señorita-dijo el juez dirigiéndose a la chica-Pasara a disposición judicial sin fianza a la espera del juicio, acusada de falso testimonio entre otros cargos.

Sin esperar su reacción, un agente de policía se encargó de ponerla en pie y esposarla mientras le leía sus derechos. Se la llevó casi a rastras de la sala, dejado tras de sí un rastro de sollozos incontrolados.

-Bill Kaulitz, eres libre-sentenció el juez golpeando con fuerza con su martillo.

Un grito de júbilo resonó en al sala. Georg y Gustav no pudieron reprimirse y aplaudían y vitoreaban a su compañero, que solo pudo volverse en su asiento y mirar con timidez a su hermano, a quien su madre le trataba de consolar pasándole un brazo por los hombros.

-Vamos Bill, tienes que firmar unos papeles y podrás irte con tu familia-le explicó Kyle.

Asintió y le siguió por otra puerta distinta por la que saldrían los demás. Fue conducido a un despacho en donde tras leer con detenimiento el acta del juicio,. Kyle lo firmó y le aseguró que todo era correcto y podía firmar él también.

-¿Qué va a pasar conmigo?-preguntó tras firmarlo-No la empujé.

-Lo sé, pero son órdenes del juez-contestó Kyle suspirando-Además, tras lo sucedido te vendrá bien hablar con alguien, contar como te has sentido y los motivos que te llevaron a pensar en un suicidio.

-Fue una tontería, la verdad-se apresuró a explicar-Era como si no fuera yo, se me rompieron las gafas y al omento me vi cortándome las muñecas con uno de los cristales, no pensaba…

-Eso se lo tienes que contar al psiquiatra-le cortó Kyle.

-No estoy loco-dejó claro resoplando.

-No, pero estos días han sudo muy duros para ti. Eres muy joven y has estado a punto de terminar en la cárcel. Tómate un tiempo libre, nada de entrevistas ni conciertos, disfruta de la compañía de la familia y no pienses más en ello-le dijo Kyle con una sonrisa.

-Muchas gracias, por todo-se despidió estrechando la mano que le ofrecía.

Salió por la misma puerta y regresó a la sala. Su madre le esperaba con los brazos abiertos y corrió a buscar refugio en ellos, sollozando sin poderlo evitar contra su pecho.

-Vámonos a casa, cariño-dijo Simone besando su pelo.

-¿Dónde está Tom?-preguntó alzando la cara.

-Necesitaba aire libre, dijo que regresaría andando a casa-le explicó Gordon.

-No debe estar solo, acaba de descubrir que le mintieron-dijo separándose de su madre.

-Bill-le retuvo Simone con firmeza-Necesita estar solo.

“Y yo a su lado”-pensó suspirando.

Salieron de los juzgados, encontrándose en la calle con el productor y la otra mitad del grupo, que corrió a felicitar al cantante.

-Bill, enhorabuena-dijo Gustav abrazándole.

-Esa bruja recibirá su castigo-intervino Georg apretándole el hombro con cariño.

Mientras su hijo era consolado, Simone se despidió de Kyle, que había bajado a comentar lo que pasaría tras el juicio.

-Simone, encárguese de que a su hijo le vea el mejor especialista-le aconsejó con voz grave.

-Claro que si, sé que no tocó a esa chica, pero ha pasado los peores días de su vida-asintió Simone.

-Siento mucho no haberte comunicado antes ese pequeño incidente-intervino David avergonzado-Bill me dijo que buscaría ayuda y que no me preocupara de nada.

-A veces Bill tiene la cabeza en otra parte-suspiró Simone muy preocupada-¿Qué le pudo pasar para que pensara en….en eso? ¿Por qué no dijo nada?

-Con el tiempo podrás hallar una respuesta clara-dijo Kyle a modo de despedida.

Le vieron marchar y decidieron que deberían imitarle antes de que alguien reconociera a los chicos y la prensa se presentara con sus cámaras en alto.

-Bill, cariño-le llamó su madre.

-Tengo que irme-dijo Bill a sus compañeros.

-Te llamamos en un par de días y os iremos a ver-dijo Gustav.

-Siento volver hacer que se cancele la gira-se lamentó en voz baja.

-A todos nos vendrán bien un tiempo libre, a mi aún me tiemblan las piernas cada vez que recuerdo como la vi caer por las escaleras-susurró Georg-Se que no fuiste tú, pero pensar que lo hizo a propósito solo por estar cerca de Tom…

Dejó la frase sin terminar. Bill le comprendía. ¿Qué no haría él para que nadie le separase de su hermano? ¿Deshacerse de cualquier obstáculo, por muy mal que estuviera?

Se despidió de sus amigos con un fuerte abrazo y caminó hacia el coche, pero el productor le paró cogiéndole con suavidad del brazo.

-¿Qué puedo hacer por ti?-preguntó David en voz baja.

-Olvidarlo-contestó sin pensárselo.

-No es fácil. Siento especial predilección por ti, te veo tan vulnerable y que cargas con el peso del grupo sobre tus hombros… ¿cómo esperas que olvide lo que pasó? Nunca antes llegué a pensar en que podría acostarme con otro chico, y menos con alguien tan especial…

-Soy del montón, no tengo nada que me haga especial-murmuró encogiéndose de hombros.

-Algo debes tener para que estando conmigo pienses que soy otra persona. ¿ que pasa con él? ¿LE has contado lo nuestro y te ha dejado?

-No, le dejé yo a él, pero….

Dejó la frase sin terminar, ¿qué le iba a decir? ¿Qué se arrepintió en el primer momento en que lo pensó? 

Pasar la vida separado de su hermano. No se encontraba a su lado en esos momentos, y le costaba hasta respirar.

-Redactaré una nota de prensa-dijo David tocando otro tema-Alegaré cansancio por parte de todo el grupo, así la prensa no te molestará pesando que te encuentras mal.

-Gracias….por todo, David-dijo acercándose más-Tú si que eres especial.

Tras decir esas palabras, tomó su cara con una mano y le besó en la mejilla con brevedad.

-No he hecho nada-contestó abrumado el productor.

-Estuviste a mi lado-contestó Bill sin más.

Se despidió alzando una mano y entró en el coche donde su madre y Gordon le esperaban. Realizaron en silencio el trayecto a la casa, hallándola vacía cuando entraron en ella.

Ni siquiera se presentó a la hora de comer. Su madre le pedía que se relajara que su hermano no haría ninguna tontería…no como él, que las cosas no le salían como él quería y tomaba la salida más cobarde….



Se cansó de reñirse a si mismo y decidió subir a acostarse un poco. Pero en cuanto su cabeza rozó la almohada y cerró suspirando los ojos, cayó en un reparador sueño. Llevaba toda la noche sin poder dormir por los nervios, más al saber cual era la verdad y que no pudo avisar a su hermano de que al día siguiente le iban a traicionar.

No sintió que su madre le subió a llamar para que bajase a cenar, ni que al verle dormir tan plácidamente de costado, se le acercó y tapó con una manta a la vez que le besaba en la frente despacio.

Tampoco sintió que siendo ya muy de noche, la puerta de su habitación se abrió y alguien entró a hurtadillas, sentándose en el suelo para observarle dormir en silencio.


Pero debió presentirle, porque abrió los ojos e golpe y separó los labios al ver como le miraba fijamente su hermano. Sintió que se le encogía el corazón al ver sus ojos enrojecidos y sus mejillas bañadas en lágrimas.

-Tom...-le llamó en voz baja desde la cama.

Pero su hermano no se movió, solo negó con la cabeza desde el suelo donde estaba. Se levantó con pesadez y le tendió una mano, esperando con paciencia hasta que reaccionó y cogiéndose con fuerza a ella se dejó ayudar.

Tiró de él con suavidad y retrocediendo un paso se sentó en la cama, haciéndole que le imitara. Sin soltar aún su mano, decidió ser él quien hablara.

-Tom, yo…

-Lo siento tanto-interrumpió Tom rompiendo a llorar.

Cogido por la sorpresa, no pudo más que dejar que su hermano se desahogara. Se mordió los labios al sentir como se aferraba a su cintura con fuerza y lloraba sobre su regazo. Levantó las manos y las pasó por su espalda, sin saber que decir en esos momentos, sintiendo que él mismo lloraba.

Pasado el mal trago, Tom pudo levantar la cara y mirar a su hermano. Desde que saliera corriendo del juzgado, no pudo pensar en otra cosa que no fuera todo el daño que le había hecho, maldiciendo a la chica por jugar con sus sentimientos. 

Le hizo creer que parte de él crecía en su interior…le separó de la persona que amaba con toda su alma, haciéndole creer que era tan cruel como para poder arrebatar una vida con un chasquido de los dedos.

No supo como pudo creer eso. Su hermano era un cielo, no había nada de maldad en él, ni siquiera cuando le confesó que…que él también le había sido infiel. 

Se lo merecía, por haberle tratado de esa cruel manera. Así él probaba algo de su propia medicina, vería el daño que hacía escuchar salir de sus labios la palabra infidelidad. Sintió como si fuera un puñal que se le clavó profundamente en su corazón, así se sintió su hermano cuando se enteró por otros labios….

-Tom-repitió Bill en voz baja.

Estaba asustado, su hermano le miraba fijamente sin decir nada. Se quedó quieto al verle incorporarse. Dejó que le empujara con suavidad sobre la cama y se acomodara a su lado, sin apenas tocarle. Solo quería sentirle acostado a su lado, recibir ese calor que desprendía su cuerpo y que tanto había echado de menos.

Suspiró con los ojos cerrados. Bajó una mano y cogiendo la de su contrario la apretó con fuerza asintiendo con la cabeza. 

Su hermano debió entenderle, y esperar esa respuesta, pues al minuto siguiente le tenía sobre su cuerpo mientras que sus labios se devoraban con fiereza.

Sin dejar de sollozar, Tom besaba a su hermano repitiendo cuanto lo sentía por lo bajo. Pensaba que nunca le iba a perdonar, que nunca más le iba a volver a estrechar y besar….a hacerle el amor suavemente mientras susurraban en el oído contrario amor eterno.

Sintiendo que se ahogaba por la pasión del beso, sus labios se separaron y los hermanos se miraron jadeando.

-Bill, lo siento-susurró Tom con esfuerzo.

-Lo sé, y yo también-contestó Bill de igual manera.

-No-negó poniendo un dedo sobre sus labios-Tú no tienes que pedir perdón por nada. Prometo que si me das otra oportunidad, no la voy a dejar pasar. Prometo amarte siempre y serte fiel.

-Y yo también-contestó emocionado Bill.

-¿Te quisiste matar cuando te enteraste de lo mío?-se atrevió a preguntar.

-Si-sollozó Bill-Porque sin ti mi vida no tiene sentido.

-Ni la mía, mi amor-sollozó a su vez Tom.

Se fundieron en otro beso al mismo tiempo que sus manos recorrían el cuerpo ajeno, sintiendo la necesidad de tocar y recordar lugares prohibidos que un buen día decidieron explorar.




Con el paso de los meses, las cosas volvieron a su normalidad. Un mejorado cantante volvió a ponerse al mando del grupo más famosos de esa época, entusiasmando a las fans con esa dulce voz con la que cantaba baladas que las hacía llorar y temblar de emoción…

De la misma manera que él temblaba cada noche, cuando su hermano se colaba en su habitación y bajo las sábanas le hacía con suavidad el amor, pidiéndole aún perdón por haber sido tan tonto y dejarle escapar.

Puede que solo estuvieron separados unos meses, pero para ellos fue una eternidad. Nunca más lo volverían a estar, nunca más habría una…infidelidad…

2 comentarios:

Babe.

Me acabo de leer tres capitulos y por ahora me esta gustando bastante :)) ¿te pasas por mi novela pls? http://toinfinityandbeyond-novela.blogspot.com.es/ es esta, ESPERO QUE TE GUSTE!

angy

Me encanta el blog, me lo he leído todo. No sé si seguirás con la novela o empezarás una nueva, pero en todo caso estaré pendiente. ;) me podrías dar tu opinión sobre mi nove? Lo agradecería.
A lot kisses

Publicar un comentario