Buscar

Cuando cierras los ojos columpiandote la adrenalina te acompaña como a impulsor de no caerte. Abres los ojos y te encuentras un paisaje azul. Ese es el verdadero mundo de los recuerdos de nuestra infancia.

0 comentarios:

Publicar un comentario